A un mes de las PASO

Por Rosendo Fraga.

A un mes de las PASO, la perspectiva es incierta en la provincia de Buenos Aires y, en menor medida, en CABA. Elecciones recientes en la región, como la de constituyentes en Chile, la presidencial peruana y el referéndum en México, mostraron la incapacidad de los sondeos para anticipar resultados. A ello se agrega la “guerra” entre encuestas, que se difunden desde los comandos de campaña de cada una de las fuerzas en pugna. En la provincia de Buenos Aires, desde el oficialismo dicen que estarían ganando por 10 puntos y en la oposición perdiendo por sólo 3. Pero cuánta gente concurrirá a votar y cuál será el voto en blanco, el impugnado y el nivel de indecisos, relativizan cualquier pronóstico. Hacia adelante, el efecto político de los resultados es menos decisivo que lo que sostienen oficialismo y oposición, porque el resultado de las PASO puede no repetirse en la legislativa. En cuanto al Congreso, en el Senado el oficialismo perderá bancas pero no parece poner en riesgo su mayoría, mientras que en Diputados el oficialismo podría alcanzarla, pero no es el escenario más probable. Pero el grado de unidad del oficialismo puede generar comportamientos políticos diferentes, como sucedió entre 2016 y 2019 con los senadores justicialistas que abandonaron el kirchnerismo. Respecto a la pandemia, tanto el Gobierno nacional como el porteño avanzan con rápidas aperturas, con la vista puesta en las elecciones. Es una apuesta riesgosa a que antes del 14 de noviembre, la variante delta no se haya extendido como sucede en el resto del mundo. En este marco, las derivaciones de la denuncia sobre las visitas a la Residencia de Olivos durante la pandemia, acentúan la “fragilidad” que en los últimos meses ha mostrado el liderazgo presidencial.

El oficialismo no pone en juego liderazgos en las PASO salvo excepciones, pero en la oposición el efecto es más importante. Santa Fe es el único distrito que tiene proyección nacional para el Frente de Todos. De darse el improbable triunfo de la lista de Agustín Rossi sobre la que apoyan en forma conjunta el presidente, la vicepresidenta y el gobernador de la provincia, sería un impacto importante. Pero en la oposición, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, necesita ganar las PASO en la provincia de Buenos Aires para asentar su liderazgo. La victoria de Diego Santilli sobre Facundo Manes es el desafío más importante. Patricia Bullrich, desde su condición de presidenta del PRO, recorre el interior del país, buscando potenciar su figura para disputar la candidatura presidencial de 2023. El gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, busca asumir un rol protagónico, criticando a Larreta y liderando su partido, con la vista puesta en 2023. Mauricio Macri volverá en los próximos días a Buenos Aires y se mostrará dispuesto a jugar un rol para ordenar las internas, que han proliferado en la oposición durante las dos primeras semanas de campaña para las PASO. En Ciudad de Buenos Aires no está en discusión la victoria de la lista que en Juntos por el Cambio encabeza María Eugenia Vidal, respaldada por Larreta. Pero la que encabeza Ricardo López Murphy está alcanzando la minoría, mientras que Javier Milei quita votos a Juntos por el Cambio.

La política exterior estuvo en el centro de la escena con la visita del asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Jake Sullivan. Es un funcionario muy importante, con un nivel de influencia en la Casa Blanca similar al que tienen el Jefe del Pentágono y el Secretario de Estado. Visitó Brasil y Argentina, en momentos en que la región ha aumentado en forma imprevista su prioridad para Washington, por el giro a la izquierda que se dio con la constituyente chilena, la llegada de Pedro Castillo al poder en Perú, y el previsible afianzamiento en noviembre del régimen nicaragüense en la elección presidencial del 7 y del venezolano en la legislativa del 21. A ello se agrega el fortalecimiento del régimen cubano tras lograr dominar el brote de rebeldía enfrentado semanas atrás. El eventual triunfo de la izquierda en la elección presidencial de Chile (que será también el 21 de noviembre), en la de Colombia en mayo de 2022 y la de Brasil en octubre de ese año, plantean un panorama incierto. Argentina no parece haber conseguido un compromiso de Estados Unidos para apoyar sus posturas en la negociación con el Fondo Monetario, y tampoco la entrevista del presidente argentino con su par estadounidense antes del 14 de noviembre, como es la prioridad de la diplomacia argentina. Pero la visita ha sido una oportunidad para mejorar las relaciones con Washington. Desde el punto de vista regional, el 13 de agosto Argentina estará presente en las negociaciones del régimen chavista con la oposición que se realizan en México, en las cuales participarán Estados Unidos, Rusia y Francia. 

Los movimientos sociales oficialistas ganaron la calle el 7 de agosto, al conmemorarse el día de San Cayetano. Aprovechando el significado religioso y social de la fecha, realizaron una demostración de fuerza. La intención fue, al mismo tiempo, advertir al gobierno que mantenga la cuota de poder de estos sectores frente al cambio en la conducción del Ministerio de Desarrollo Social, y generar una manifestación de apoyo al Frente de Todos al iniciarse el proceso electoral. La capacidad de movilización que demostraron fue importante. Los organizadores hablan de 300.000 personas, pero este cálculo incluye la movilización que se realizó desde el barrio de Liniers, donde está la Iglesia de San Cayetano, hasta la plaza de Mayo, y simultáneamente en las principales ciudades del país, donde tuvieron lugar actos similares. La consigna de las “Tres T” (Tierra, Techo y Trabajo) fue central y el reclamo por un salario mínimo, universal y para todos fue la prioridad. La movilización tiene lugar cuando los movimientos sociales comienzan a plantear la transformación de los planes sociales -como la Asignación Universal por Hijo- en Plan Potenciar Trabajo, que se realiza a través de cooperativas que organizan los movimientos sociales. La Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) acaba de obtener del Ministerio de Trabajo el reconocimiento como organización social, paso previo a transformarse en un sindicato y poder incorporarse a la CGT. El tema preocupa a los dirigentes sindicales, que registran al mismo tiempo que el segundo candidato del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, ha comenzado a plantear una reforma del sistema de las obras sociales.

En conclusión: a un mes de las PASO, el pronóstico electoral es impreciso -como sucede hoy en el mundo y la región con las elecciones-, con la provincia con cierta ventaja del oficialismo pero en modo alguno irreversible; en la oposición, la cuestión del liderazgo se entremezcla con las PASO, con Bullrich y Macri buscando recuperar espacio frente a Larreta, cuyo candidato tiene ventaja sobre Facundo Manes, aunque no es segura; la visita del asesor de Seguridad Nacional de EEUU muestra la preocupación de la Administración Biden por la situación regional y abre una posibilidad a Argentina de dialogar; por último, la marcha de los movimientos sociales del oficialismo buscó apoyar la campaña electoral, pero al mismo tiempo ha sido una advertencia en cuanto a mantener y ampliar sus espacios de poder en el Gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s