Cristina y Macri siguen marcando los tiempos de la política argentina

Por Rosendo Fraga.

Con consignas como “luche y vuelve”, conceptos como “proscripción” y “clamor” y el aniversario del triunfo electoral de Cámpora, el kirchnerismo retoma la iniciativa. El acto que la vicepresidenta compartió con las organizaciones de derechos humanos en el Senado, su visita y discurso en Río Negro, y la movilización del kirchnerismo en Avellaneda conmemorando el medio siglo del triunfo de Cámpora, articularon la estrategia. Máximo Kirchner, que hace dos semanas dijo que sabía que su madre no quería ser candidata, ahora dijo que debía serlo. Cristina criticó la política económica del Gobierno, y en particular el acuerdo con el FMI. A su vez, los dirigentes de La Cámpora, encabezados por Andrés “Cuervo” Larroque -que deja la conducción de la agrupación en manos de una sobrina nieta de Cámpora- insistieron en que la vicepresidenta tiene que ser la candidata del Frente de Todos. Las críticas del kirchnerismo al presidente fueron reiteradas. Los dirigentes de La Cámpora exigieron públicamente que Alberto Fernández renuncie a su intento de reelección, que no ha logrado avances en gobernadores e intendentes. El ala combativa de los sindicatos participó del plenario en Avellaneda y los más dialoguistas acompañaron al presidente en la misa realizada en Luján para conmemorar el décimo aniversario del Papado de Francisco. Aunque faltan casi cien días para el cierre de listas y candidaturas, el tema adquiere cada día mayor relevancia. Sectores próximos a la vicepresidenta hablan de una fórmula encabezada por ella y con Sergio Massa como vice. No cabe duda que, como mínimo, Cristina ha recompuesto su rol de “electora” para determinar la fórmula presidencial del peronismo. Esta fuerza es ambigua, compleja y contradictoria. El embajador en Brasil, Daniel Scioli, está abocado a su eventual candidatura presidencial por el peronismo, poniéndose en contacto tanto con el presidente como la vicepresidenta, diciendo que él está “a la derecha de la derecha” y buscando puntos de encuentros tanto con Milei como con Bullrich.

Las elecciones anticipadas siguen poniendo en evidencia una puja interna en los dos espacios principales. El domingo 12 de marzo se realizó la elección municipal en General Roca, ciudad de Río Negro que cuenta con 84.500 habitantes. Con el 60% quedó primera la candidata del peronismo kirchnerista, María Emilia Soria, hermana del ministro de Justicia de la Nación. El segundo lugar lo obtuvo una lista del radicalismo que superó el 10% y se presentó por fuera de Juntos por el Cambio. En el tercero, y por debajo de ese porcentaje, estuvo una lista del PRO, el ARI y desgajamientos del peronismo. Ese mismo día se rompió Juntos por el Cambio en Tierra del Fuego, que realiza sus comicios provinciales el 14 de mayo. El PRO y el radicalismo se presentan también divididos en este distrito. El domingo 12 Javier Milei visitó Chubut, generando una movilización importante e inusual en estos días, que fue superior a las que ha realizado Juntos por el Cambio. Confirmadas las listas separadas dentro del principal espacio opositor en Neuquén y Río Negro para las elecciones a gobernador que tendrán lugar el 16 de abril, Juntos por el Cambio se encuentra dividido tanto en Tucumán como en Mendoza. Donde la principal fuerza opositora ha logrado un acuerdo amplio es en Santa Fe. Las tres fuerzas que integran Juntos por el Cambio (PRO, UCR y CC) cerraron un acuerdo con el Socialismo, que ha gobernado la provincia durante 12 años, hasta 2019. Si el compromiso alcanzado se mantiene, las chances en esta provincia gobernada por el peronismo pasan a estar del lado del principal espacio opositor. La dirigente de Juntos por el Cambio, Carolina Losada, es hoy la mejor posicionada como candidata a gobernadora. Pero duda de competir por los riesgos que implica el narcotráfico en Rosario.

Pero la cuestión central es la candidatura presidencial de Juntos por el Cambio, sobre la cual está planteada una dura disputa. El enfrentamiento entre Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich se hace cada día más enconado y la disputa política se tiñe de ideología. En este contexto, Bullrich ha sumado a Ricardo López Murphy a su sector. Se trata de una inclusión que intenta evitar la fuga del voto hacia Milei. Pero la incertidumbre sigue siendo la candidatura de Mauricio Macri. Hay quienes esperan que a su regreso de Europa, el expresidente definirá si es o no candidato, pensando tanto Larreta como Bullrich que no lo será. Los movimientos del expresidente lo ubican claramente más cerca de su ex ministra de Seguridad que del Jefe de Gobierno porteño. El ministro de Gobierno de la Ciudad, Jorge Macri, que días atrás, después de reunirse con su primo Mauricio, dijo que éste no iba a ser candidato, el sábado 11 de marzo, en declaraciones radiales, dijo todo lo contrario. Sobre la puja Larreta-Bullrich manifestó que “también están María Eugenia (Vidal) y yo creo que no hay que descartar a Mauricio, porque no ha dicho que no y competitividad y experiencia tiene”. En el radicalismo, a mediados de la semana, el gobernador de Jujuy y presidente de la UCR, Gerardo Morales, lanzará su candidatura presidencial por el radicalismo dentro de Juntos por el Cambio. Es una candidatura que divide al partido en vez de unirlo. Hay dirigentes radicales con Bullrich y con Larreta que no apoyan el proyecto del gobernador jujeño. 

La política se desarrolla hoy en la Argentina más con los cenáculos de dirigentes que con movilizaciones o concentraciones. El plenario de Avellaneda del kirchnerismo mostró menor capacidad de movilización que en el pasado, pese a los esfuerzos de La Cámpora. La “vigilia” organizada por los militantes kirchneristas frente a la Suprema Corte en repudio a los fundamentos del fallo que condenó a Cristina, reunió sólo centenares de personas. En la oposición, la convocatoria realizada desde redes sociales para apoyar a la Corte frente al oficialismo en la tarde del sábado 11 de marzo en el Obelisco, no llegó a reunir medio centenar de personas. Diez días atrás, la movilización de productores agropecuarios, pese al apoyo de la Comisión de Enlace del campo, reunió sólo quinientas personas. La excepción es la izquierda, que pese a tener escasos votos, es la fuerza que muestra mayor capacidad de movilización. Esta semana comienza el “plan de lucha” liderado por el Bloque de Unidad Piquetera -trotskista-, que se inicia con tres días de cortes y un eventual acampe en la Avenida 9 de Julio esta semana, continuará en los próximos meses con cortes de rutas en todo el país, y culminará con una concentración frente a la Casa de Gobierno a mediados de mayo. 

En conclusión: el kirchnerismo ha retomado la iniciativa política con sus operativos clamor y proscripción, el discurso de Cristina en Río Negro y la movilización por el medio siglo del triunfo de Cámpora; las elecciones anticipadas que se van realizando muestran una división creciente en Juntos por el Cambio, mientras que el peronismo aparece más unido en el ámbito provincial; en Juntos por el Cambio, la puja por la candidatura presidencial se acentúa con el enfrentamiento entre Larreta y Bullrich, Macri prolonga su decisión y Morales lanza su candidatura que divide a la UCR; por último, los actos políticos muestran bajo nivel de convocatoria en las calles tanto en el oficialismo como en la oposición; la izquierda es la excepción, a través de sus movimientos sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s