Cuatro votaciones en Naciones Unidas

Por Rosendo Fraga.

El 30 de septiembre, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votó la propuesta para condenar a Rusia por la anexión de las cuatro provincias ucranianas: Lugansk, Donetsk, Kherson y Zaporiyia. La ONU desconoció la validez de los referéndums con los cuales Moscú justificó esta anexión, que hizo de estas cuatro provincias parte del territorio de Rusia. Cabe recordar que el Consejo de Seguridad tiene quince miembros. Los cinco permanentes con derecho a veto sobre las decisiones, que son las cinco potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia. Los diez miembros no permanentes se eligen periódicamente, en un intento de representar a las distintas regiones. El único voto en contra de la iniciativa fue el de Moscú, que ejerció su derecho a veto sobre la resolución. Se abstuvieron sólo cuatro países: China, India, Brasil y Gabón. Políticamente, fue un respaldo a Rusia de las potencias emergentes que integran el grupo BRICS. Aunque sin significación cuantitativa, sí la tuvo en términos estratégicos. Los diez votos a favor de la condena de la decisión rusa fueron los de los tres miembros permanentes occidentales (Estados Unidos, Reino Unido y Francia), México de América Latina, Emiratos Árabes Unidos de las monarquías del Golfo, Ghana y Kenia de África, Albania de los Balcanes, Noruega -un país nórdico que integra la OTAN, pero no la UE- e Irlanda. Frente a esta decisión, el Presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, reclamó que se quite a Rusia el derecho a veto, una moción que por lo menos es inviable en el corto y mediano plazo, ya que implicaría abrir un proceso largo, complejo y conflictivo.

El 7 de octubre se votó en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para investigar las violaciones a los derechos humanos de Rusia en Ucrania. El proyecto fue aprobado en Ginebra y designa un relator especial para investigar las denuncias contra Rusia. La resolución fue aprobada por diecisiete votos a favor. Cinco de ellos integrantes del G7 (Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido y Japón). Los doce restantes fueron Argentina, República Checa, Finlandia, Lituania, Luxemburgo, Islas Marshall, Montenegro, Holanda, Paraguay, Polonia, Corea del Sur y Ucrania. En cuanto a los votos en contra, fueron los de Bolivia, China, Cuba, Eritrea, Kazajstán y Venezuela. Tres de ellos son aliados de Rusia en América Latina y China ratifica una vez más su alianza político-estratégica con este país. Los 24 países que abstuvieron fueron Armenia y Uzbekistán, ex repúblicas soviéticas de Asia Central; India, Indonesia, Malasia, Nepal y Pakistán de Asia; Qatar y Emiratos Árabes Unidos de las monarquías del Golfo; Brasil, Honduras y México de América Latina; y Benín, Camerún, Costa de Marfil, Gabón, Gambia, Libia, Malawi, Mauritania, Namibia, Senegal, Somalia y Sudán del continente africano, que tiene una amplia representación en este Consejo.

También el 7 de octubre se votó en el mismo Consejo la resolución para investigar las violaciones a los derechos humanos por parte de China contra la minoría uigur. La iniciativa no logró la cantidad de votos positivos necesarios para prosperar. Esta población de fe musulmana habita la provincia de Xinjiang. La iniciativa contó con 19 votos favorables, encabezados por Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania y Japón, los cinco integrantes del G7 que integran el Consejo. Repitieron la misma votación que en el caso anterior. A su vez, votaron por la afirmativa República Checa, Finlandia, Lituania, Luxemburgo, Montenegro, Holanda y Polonia en Europa, Honduras y Paraguay en América Latina, Islas Marshall en Oceanía, Corea del Sur en Asia y Somalia en África. En cuanto a la abstención, optaron por ella Argentina, Brasil y México en América Latina, Armenia en Asia Central, Ucrania en Europa (este país, el mismo día, votó contra Rusia en derechos humanos, pero se abstuvo y eludió condenar a China), India y Malasia en Asia, y Benín, Gambia, Libia y Malawi en África. El miembro permanente restante con derecho a veto del Consejo de Seguridad, la propia China, votó en contra. Con ella votaron también Bolivia, Cuba y Venezuela en América Latina, Kazajistán y Uzbekistán en Asia Central, Qatar y Emiratos Árabes Unidos de las monarquías del Golfo, Indonesia, Nepal y Pakistán en Asia, y Mauritania, Namibia, Camerún, Costa de Marfil, Eritrea, Gabón, Senegal y Sudán en África.

La tercera resolución votada ese mismo día en este Consejo, fue el pedido para que se investigue el informe presentado por Michelle Bachelet sobre violaciones de estos derechos por parte del gobierno de Nicolás Maduro. La resolución busca extender por 24 meses la misión internacional liderada por la ex Presidenta de Chile, que busca investigar las presuntas violaciones a los derechos humanos en la represión de la oposición venezolana. La moción fue aprobada por 19 votos afirmativos. Los cinco miembros del Consejo que integran el G7 (Francia, Alemania, Japón, Reino Unido y Estados Unidos), más Brasil y Paraguay en América Latina, República Checa, Finlandia, Lituania, Luxemburgo, Montenegro, Holanda, Polonia y Ucrania en Europa, Corea del Sur en Asia, Islas Marshall en Oceanía, y Gambia y Malawi en África. En cuanto a los votos negativos, estuvieron encabezados por China y seguido por Bolivia y Cuba, firmes aliados de Venezuela en América Latina, Eritrea en África (firme aliado de China en el Cuerno de África), y la propia Venezuela. Las 23 abstenciones corresponden a Argentina, Honduras y México en América Latina, Armenia y Kazajstán en Asia Central, Qatar y Emiratos Árabes Unidos de las monarquías del Golfo, India, Indonesia, Malasia, Nepal y Pakistán del continente asiático, y Benín, Camerún, Costa de Marfil, Gabón, Libia, Mauritania, Namibia, Senegal, Somalia y Sudán en África. El 10 de octubre se votó la renovación parcial de los integrantes de este Consejo. Venezuela, que en 2019 había obtenido una banca -ya entonces generó polémica-, ahora resultó excluida. De los 193 miembros de la ONU, había sólo dos asientos vacantes en representación de América Latina, los cuales fueron obtenidos por Costa Rica y Chile. La candidatura chilena obtuvo 144 votos a favor, la costarricense 124 y la venezolana 88, quedando así excluida. En total se eligieron 14 nuevos miembros (un tercio) de los 47 que integran el Consejo. Se postularon 17 países para los 14 asientos que se renovaron, para el periodo 2023-2025.

En conclusión: la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU rechazando la anexión que hizo Rusia de territorio ucraniano, mostró su debilidad al ser derrotada, pero también su fortaleza, al abstenerse China, India y Brasil; en el Consejo de DDHH de la ONU, la derrota de Rusia, que no pudo impedir que se la investigue por violaciones a estos derechos en Ucrania, confirmó dicha debilidad, aunque Beijing ratificó su alianza con Moscú; el mismo día, en la votación de este Consejo para investigar a China por el tema uigur, ésta logró un triunfo, al impedir que esta siga adelante, absteniéndose Brasil e India y la misma China votando en contra; en cambio, prosperó la iniciativa para continuar la investigación por violaciones a los derechos humanos en Venezuela; como en los dos casos anteriores, cinco miembros del G7 acompañaron la resolución.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s