NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica

El aumento de la tasa de delitos en la Argentina
 

Ago-25-06

Un informe realizado por el Licenciado Eduardo Ovalles, para el Centro de Estudios Nueva Mayoría, consigna que la tasa de delitos en 2005 se ha incrementado un 53% respecto a 1995 y un 121% frente a 1985, en un contexto donde sólo el 28% de quienes sufren un hecho delictivo lo denuncian.

El estudio, calcula la tasa de delitos por cada 100 mil habitantes –el indicador internacionalmente más empleado para medir el impacto de la delincuencia en una sociedad-, teniendo en cuenta las cifras de población del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) y los hechos delictivos computados por el Registro Nacional de Reincidencia y el Sistema Nacional de Información Criminal (SNIC).

De acuerdo al mismo, la tasa de delitos en la Argentina durante 2005 registró un incremento del 53% respecto a diez años antes (1995) y del 121% frente a dos décadas atrás (1985).

Nota: Población (Indec), cantidad de delitos (Registro Nacional de Reincidencia  y Sistema Nacional de Información Criminal), y tasa de delitos (Nueva Mayoría).
Nota: Población (Indec), cantidad de delitos (Registro Nacional de Reincidencia y Sistema Nacional de Información Criminal), y tasa de delitos (Nueva Mayoría).

En 1985, tuvieron lugar 428.170 delitos y la población era de 30.305.336 personas, siendo la tasa de delitos de 1.413 por cada 100 mil habitantes.

Una década más tarde, en 1995, se computaron 710.467 delitos en momentos que la población era de 34.779.096 habitantes, ascendiendo la tasa a 2.043, creciendo un 44% respecto a 1985.

Finalmente, en 2005, se contabilizaron 1.206.946 delitos en todo el país, mientras que la población ascendió a 38.592.150 personas, lo cual arroja un promedio de 3.127 delitos por cada 100 mil habitantes, y un incremento del 53% frente a 1995, registrando un mayor aumento que en la década anterior.

Así, durante 2005 la tasa de delitos se incrementó un 121% respecto a 1985, cuando fueron 1.413 hechos cada 100 mil habitantes, y un 53% frente a 1995, cuando se registraron 2.043.

La elevada cifra negra

Pero, cabe destacar que las estadísticas de hechos delictivos que analizamos precedentemente, corresponden a aquellos delitos o supuestos ilícitos que la gente denuncia, y solo el 28% de quienes sufren un hecho delictivo lo reporta a las autoridades.

Según la última encuesta de victimización elaborada por el Ministerio de Justicia, solo el 26,5% de los habitantes de la ciudad de Buenos Aires hace la denuncia al ser víctima de un delito, siendo del 29,6% entre los residentes en el Gran Buenos Aires.

Esto indica que las estadísticas criminales sólo captan uno de cada tres hechos delictivos que tienen lugar, lo que se denomina la "cifra blanca", siendo el resto lo que se conoce como la "cifra negra". La misma, comprende los delitos que no son denunciados y aquellos que si bien fueron reportados el sistema no los registró (por el efecto embudo), por problemas burocráticos o para bajar los índices de denuncias.

Para tener un punto de referencia de la elevada cifra negra que registra el país, puede mencionarse el caso de México –más allá que su problemática es totalmente diferente a la nuestra- que en el marco regional tiene un nivel de delitos registrados y de denuncia similar al de Argentina, que lo ejemplificamos con el año 2004.

En Argentina, en 2004 se computaron 1.243.827 delitos y en México 1.403.425, mientras que en el primero el porcentaje de denuncia es aproximadamente el 28% (no denunciándose el 72%), en el segundo este indicador es del 24% (no reportándose el 76%).

En México, durante 2004, la cantidad oficial de delitos denunciados fue de 1.403.425 como señalamos, pero considerando el porcentaje de no denuncia y los ilícitos que si bien fueron reportados el sistema no registró, la cifra negra alcanza al 88%, estimándose un total de 11.810.377 delitos. Así, la cantidad real es 8,4 veces más que la oficial para el caso mexicano, según un estudio realizado por el Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Seguridad de México (ICESI), y brinda una referencia sobre el delito que se informa oficialmente (la cifra blanca) y el que no se conoce porque no se denuncia o el "sistema no lo registra" (la cifra negra).

Ello, permitiría plantear la relatividad de cualquier diagnóstico en profundidad sobre prácticamente cualquier tipo de delito, ya sean contra las personas, la propiedad y menos aún en materia de estupefacientes, porque las cifras oficiales delictivas en Argentina solo captan una muy baja proporción del universo criminal, siendo más lo que no conocemos del mismo que lo que sabemos.

En conclusión, el informe consigna:

  1. La tasa de delitos en la Argentina durante 2005 registra un incremento del 53% respecto a diez años antes (en 1995) y del 121% frente a dos décadas atrás (en 1985).
  2. Es que mientras hace dos décadas, tras el restablecimiento de la democracia, en 1985, fue de 1.413 delitos por cada 100 mil habitantes, y diez años después en 1995 de 2.043, actualmente, en 2005 la tasa se ubica en 3.127.
  3. Aunque dicho indicador representa la "cifra blanca" (el delito que se denuncia), que comprende sólo el 28% de quienes son víctimas de la delincuencia, por lo cual la "cifra negra" (el delito que no se denuncia o el sistema "no registra") es sensiblemente superior, como en el caso de México, siendo por ello relativa la baja anunciada el 23 de julio pasado, cuando se informó un descenso del 3% en 2005.
  4. Entre la razón central de la elevada cifra negra, se encuentra la falta de confianza ciudadana en el Sistema de Seguridad y Justicia, por el cual sólo el 2,7% de los delitos reciben sentencia condenatoria y uno de cada tres condenados son reincidentes, lo que muestra la baja perfomance no solo del servicio Policial y Judicial sinó tambien del Penitenciario.
  5. Pero entre las principales consecuencias, es que ello dificulta advertir qué cambios se están operando, siendo los más evidentes el mayor nivel de violencia contra grupos vulnerables (ancianos); la creciente presencia de menores que delinquen; la penetración del crimen organizado en general y del narcotráfico en particular; y la mutación de ciertas modalidades, donde en situaciones comunes como un robo o un hurto hoy es posible perder la vida, lo que en el pasado no sucedía.
  6. Finalmente, mientras la población sólo ha aumentado un 27% entre 1985 y 2005, y la tasa de delincuencia lo ha hecho un 121%, el volumen de delitos (en valores absolutos) creció un 182%, lo que puede ser un punto de partida para explicar por qué la inseguridad se ubica como la mayor demanda ciudadana, con el 59,7%, según el último sondeo nacional de Analogías.

 

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back