Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los 70: la década que siempre vuelve

La distancia temporal que puede marcar la diferencia entre historia y periodismo de investigación no es objetiva. En este libro el autor ha sabido  combinar ambas capacidades.

677875___n.jpg

  

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Mundo arrow Visiones de China y Rusia

Visiones de China y Rusia PDF Imprimir E-Mail
Jul-07-21, por Rosendo Fraga
 
 

El 1 de julio el Gobierno del presidente Xi conmemoró el centésimo aniversario de la creación del Partido Comunista Chino (PCCh), del cual es presidente. El líder puso la soberanía del país como prioridad. Sobre 1400 millones de habitantes, 92 son miembros del partido. Pero esto se da en el marco de un régimen totalitario. El presidente, al ser simultáneamente titular del partido, reúne en las mismas manos la herramienta política y la estatal. Hubo una reivindicación del marxismo en el contexto del origen secular de esta fuerza política. Hace dos años se conmemoraron los 70 años de la creación de la República Popular China, que implicó el triunfo de Mao Tse Tung en la guerra civil contra los nacionalistas anticomunistas que lideraba Chiang Kai-shek. 

Desde entonces, el marxismo fue variando en su aplicación de acuerdo a las necesidades y conveniencias en China. La Historia estuvo muy presente en la conmemoración. Xi recordó el siglo XIX y los principios del XX, en el cual las costas de China fueron ocupadas por las potencias occidentales, y se libraron guerras por ello. El rechazo a dichas intervenciones hoy resulta fundamental tanto para alimentar el nacionalismo chino contemporáneo, como para canalizar la pugna con Occidente por la economía global. 

El antagonismo de Estados Unidos contra la búsqueda de hegemonía global -Xi niega que su país la busque- por parte de la potencia asiática es sistemático y no muestra diferencias entre Trump y Biden. Ya hace casi una década, en 2012, el actual presidente estadounidense era el vicepresidente de Obama. Participando de una cumbre bilateral realizada en Beijing, desafió a China diciendo: "Estados Unidos es y seguirá siendo la potencia del Pacífico". 

Pero la personalidad de los líderes imprime al PCCh fórmulas específicas y particulares. Así fue con Mao Tse Tung, quien se mantuvo férreamente en el marxismo, lo que derivó en el extremismo de la Revolución Cultural. Luego vino la etapa de Deng Xiaoping, que implicó la apertura económica gradual hacia el capitalismo, con la limitación que implicaban sólo dos periodos presidenciales consecutivos para el líder. 

Entre ambas etapas estuvo la ruptura con la URSS y la relación con Estados Unidos, que fue en el marco político-estratégico de este periodo. Xi aparece así como el tercer líder desde que el PCCh tomó el poder. Con él, China va tras un liderazgo global que será político, económico y geopolítico. Consolida su espacio personal, abriendo la posibilidad de un tercer mandato consecutivo. El nacionalismo adquiere cada vez más prioridad y es un instrumento tanto de política exterior como de política interna. Pero Xi incorpora una visión de largo plazo que se inserta en la concepción de la China milenaria respecto al tiempo. 

Un nuevo centenario es la referencia hacia el futuro de largo plazo: la conmemoración del primer siglo de la República Popular China. Esta referencia marca la estrategia de largo plazo para las próximas tres décadas, hasta mediados del siglo XXI. Recién para el 2049 China considera que estará en condiciones de ser potencia militar global, con capacidad de disputar la hegemonía a los Estados Unidos. La carrera espacial también se ubica en base a esta cronología. Para dicho año, China ya tendría establecida una presencia humana con una base permanente en Marte. 

El 3 de julio, Vladimir Putin dio a conocer la nueva estrategia de seguridad nacional aprobada para su país. En su enfoque, a diferencia de China, que centró el aniversario del PCCh en el largo plazo, el documento de Rusia lo hace en el corto. Denuncia que "fuerzas destructivas", tanto internas como externas, intentan utilizar los desafíos que se presentan para desestabilizar al país. Concretamente sostiene que las dificultades económico-sociales objetivas son utilizadas para estimular procesos sociales negativos y agravar conflictos interétnicos e interconfesionales. 

Se trata de un documento de 43 páginas publicado en el portal digital de información oficial. Pone especial énfasis en la "seguridad económica" en tiempos de pandemia, destacando "la creación y producción de vacunas nacionales". Este documento sustituye el aprobado el 31 de diciembre de 2025, más de cinco años atrás. Señala que el rápido desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación permite el surgimiento de amenazas para la seguridad de los ciudadanos, la sociedad y el Estado. Dice que "el uso en la Federación Rusa de tecnologías de la información y equipos de telecomunicación extranjeros eleva la vulnerabilidad de los recursos informáticos rusos, incluidas instalaciones de las infraestructuras críticas". 

Para hacer frente a estos desafíos, propone aumentar la seguridad y estabilidad del suministro de energía, electricidad, el sector de internet y otras infraestructuras. 

En concreto, la propuesta implica impedir el control extranjero sobre su funcionamiento. También señala la necesidad de "aumentar la confianza y la seguridad del país en la esfera internacional", ya que "el crecimiento de la inestabilidad geopolítica y el conflicto, la intensificación de las contradicciones interestatales, van acompañadas de un aumento de la amenaza del uso de la fuerza militar". En lo económico, contempla la reducción del uso del dólar en el comercio exterior de Rusia, como medio de garantizar la seguridad económica del país, y otorga la máxima prioridad a la preservación de la población rusa en el contexto de la crisis demográfica que enfrenta, que incluye disminución de la población. 

El documento subraya "la legitimidad de la adopción de medidas simétricas y asimétricas para prevenir acciones hostiles que amenazan a la soberanía y la integridad territorial del país", frente a "campañas informativas y de subversión psicológica". La estrategia incluye un apartado sobre la "defensa de los valores ético-espirituales tradicionales rusos, la cultura y la memoria histórica" y acusa a Estados Unidos y sus aliados de atentar contra ellos. Sostiene que "el sabotaje informativo psicológico y la occidentalización de la cultura aumentan el peligro de que la Federación de Rusia pierda su soberanía cultural". 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores