Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Coyuntura Latinoamericana arrow El totalitarismo en América Latina

El totalitarismo en América Latina PDF Imprimir E-Mail
Jul-25-18, por Rosendo Fraga
 

Mientras se discute si el populismo retorna o no a América Latina, la cuestión es que se va consolidando un grupo de regímenes totalitarios.


El populismo es una cultura política que puede darse en diversas ideologías, incluso contradictorias. En América Latina, por lo general, se asimila a la izquierda, y en Europa, a la derecha.


Pero el primer líder populista latinoamericano, tras el restablecimiento de la democracia a comienzos de los años ochenta, fue Alberto Fujimori en Perú, cuya ideología era de derecha, no de izquierda.


Después, Hugo Chávez en Venezuela, inició un proceso de giro hacia el populismo que tuvo un contenido ideológico hacia la izquierda. Hubieron populismos autoritarios como el mencionado y otros socialdemócratas, como el de Lula en Brasil.


El autoritarismo populista como el de Chávez en Venezuela toleraba la existencia de la oposición, no la ahogaba. Llegó a aceptar la derrota en un referéndum. Mientras algunos de los populismos latinoamericanos, como el de Rafael Correa en Ecuador,  ha girado hacia el centro, como ha sucedido con su sucesor, Lenin Moreno, quien lo ha procesado, pidiendo su captura y extradición a Bélgica donde se encuentra.


Cuba no es un modelo populista, sino totalitario, en el que la democracia funciona con partido único. Se trataba de un caso aislado, pero hay dos países con regímenes populistas, que avanzan hacia el totalitarismo: Venezuela y Nicaragua.  


Pese al anacronismo de su sistema político y económico, Cuba se consolida y lleva adelante una reforma constitucional que no altera las bases del sistema totalitario. Tras renovar en los primeros meses del año la asamblea con el sistema de partido único, que ha regido durante casi seis décadas y elegir al nuevo Presidente, Miguel Díaz Canel, con el mismo sistema, el régimen castrista emprende una reforma que tiene como eje central la reforma de la Constitución. Se pone un límite de diez años para el período del Presidente.


Los hermanos Castro no tenían plazo que los limitara. Se plantea un reconocimiento limitado del derecho de propiedad y se sustituye el término comunismo por socialismo. Hay un proyecto también de reconocer el casamiento igualitario, algo que hubiera sido impensable en época de Fidel Castro.


Pero más allá de ciertas señales de reforma, no se altera el régimen político totalitario. No se reconoce a la oposición ni la existencia de otros partidos. Cabe recordar además que Raúl Castro sigue siendo el Jefe de las Fuerzas Armadas y el Presidente del Partido Comunista Cubano. Sobre los 32 ministros del gabinete, el nuevo Presidente ha cambiado sólo 9, incluido el encargado de la reforma económica. Pero en lo político, no cambió los de Interior, Defensa y Relaciones Exteriores. El gobierno de Díaz Canel en los pocos meses que lleva, ha apoyado enfáticamente la represión de Ortega en Nicaragua y la de Maduro en Venezuela.


En Venezuela, Maduro concretó el tránsito del modelo de populismo autoritario de Chávez, al totalitario, con la elección de la Asamblea Constituyente. Hasta ese momento, era un régimen autoritario que coexistía con una Asamblea donde la oposición había logrado la mayoría.


El Presidente hizo elegir una Constituyente en la cual, con un criterio corporativo, el chavismo eligió representantes sin voto directo, sino designados por el partido oficialista. Obtenido a través de este mecanismo la mayoría, la Asamblea quedó subordinada a la Constituyente que se declaró soberana.


Anulado el único de los tres poderes que no controlaba, Maduro estableció un régimen totalitario, que se consolidó en la elección presidencial realizada este año, en la cual la mayoría de los partidos opositores no pudieron presentarse y sólo lo hicieron aquellos que estaban bajo el control del oficialismo, siendo reelecto Maduro, aunque su aprobación es muy baja en la opinión pública.


Es en este marco que el régimen venezolano ha ofrecido ayuda a Ortega para enfrentar la insurrección opositora; el personal de las universidades va a cumplir un mes de huelga y el Presidente amenaza con disolver las carreras que "no son útiles"; las protestas continúan -una ong contabiliza 4.300 en el primer semestre- y un adolescente fue muerto de un tiro en una de ellas en la tercera semana de julio; un estudio realizado a nivel regional, muestra que Venezuela es el país con mayor porcentaje de la población bajo situación de esclavitud de hecho, después de Haití, y la inflación proyectada para este año es de 1.000.000%.      


En Nicaragua, Ortega está imponiendo un régimen totalitario y su modelo inmediato es Venezuela, siendo la represión la herramienta más importante. Políticamente tuvo un período presidencial tras la caída del régimen de Anastasio Somoza.


Reelecto tras dos períodos, una vez que se hizo del poder, tomo el control de la Suprema Corte. Como la Constitución no permitía un tercero, lo obtuvo mediante interpretación judicial. Las elecciones se realizaron en condiciones donde la oposición no tuvo una real opción de competir.


Durante el tercer mandato, se ha iniciado en abril una insurrección popular, en cuya represión, las fuerzas de Ortega -regulares y parapoliciales- han dado muerte a más de 300 opositores -más de las víctimas fatales de la represión en Venezuela en un año- que algunas ONG hacen llegar a 370 en su cómputo.


Ciudades opositoras como Masaya, han sido bombardeados con lanzacohetes rusos, que son de dotación de las Fuerzas Armadas. Ortega ha tomado el modelo de Maduro, de resistir mediante la fuerza e ir imponiendo el régimen totalitario, en el cual la oposición no tiene margen de existencia.


La comunidad internacional, y en particular la región, no logran acciones eficaces para contener a Ortega, que ha incluido en la represión a la Iglesia Católica. EEUU ha sancionado a algunos funcionarios, pero sin efecto sobre el régimen.


Ello sucede aunque Nicaragua no tiene petróleo como Venezuela y Rusia y China no tienen intereses estratégicos o económicos, como sí tienen en dicho país sudamericano.


 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El peronismo 2019

LATINOAMÉRICA
Trump, Lóper Obrador, Maduro y Bolsonaro

INTERNACIONAL
Se debilita la cohesión política de Europa

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Informe de conflictividad social en Argentina (Set-18)

DEFENSA
Investigación judicial sobre defensa

OPINIÓN PÚBLICA
Cómo salir del péndulo ideológico

OPINIÓN
La hora de la anti-política

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores