Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Publicaciones arrow Libros arrow "Los orígenes del Museo Histórico Nacional", de Carolina Carman

"Los orígenes del Museo Histórico Nacional", de Carolina Carman PDF Imprimir E-Mail
Abr-20-18 - Reseña de Rosendo Fraga

LOS ORIGENES DEL MUSEO HISTÓRICO NACIONAL
Carolina Carman
Prometeo Libros, Buenos Aires, 2013 

Un enfoque para escribir la historia es centrarse en el proceso. Frente al mismo, el hombre se transforma en un instrumento dominado por las circunstancias y su conducta es derivada o impuesta por ellos.

Otra, en cambio pone en el centro la biografía, reivindica el hacer humano para modificar situaciones y neutralizar circunstancias.

Entre ambas perspectivas, se plantea una combinación de ambas. Cuando a comienzos de los años sesenta, Eudeba publica la obra de Jorge Mayer “Alberdi y su tiempo”, el autor busca y logra esta conciliación, tras trabajar intensamente en el Archivo y Biblioteca Furst, donde se encuentra la mayor parte de la correspondencia del autor de las “Bases”.

Este es el tipo de enfoque que en mi opinión lleva adelante Carolina Carman en su interesante libro, sobre los orígenes del Museo Histórico Nacional.

El eje biográfico o humano, esta constituido por Adolfo Pedro Carranza, el primer Director, cuya acción tesonera durante décadas impulsó la organización y desarrollo.

Pero al mismo tiempo, detalla con mucho acierto y elocuencia, el contexto en el cual realizó su obra. Trabajando, insistiendo, superando obstáculos y dificultades, aprovechando oportunidades.

Surge así que la creación -en realidad transformación al nacionalizarse el Museo que originariamente era de la Ciudad de Buenos Aires- se inscribe en la tendencia vigente a fines del siglo XIX, de contribuir a constituir y consolidar la nacionalidad en construcción, mediante la conmemoración del pasado histórico, su valorización simbólica y su carga conmemorativa.

Pero al mismo tiempo, la personalidad del Carranza, juega un rol fundamental. Reúne los elementos que van constituyendo el patrimonio del museo, gestiona donaciones de familiares de los próceres y de coleccionistas e incluso los compra en anticuarios.

Si bien la comprobación de la pertenencia de estos objetos desde la verificación histórica fue relativa -que un hijo o un nieto realizara la donación era por lo general la certificación- no cabe duda que el grueso de lo reunido por Carranza es auténtico, y que sirvió para representar los orígenes de la Argentina, teniendo como materia inicial el período de la emancipación de España.

Con realismo, se explicitan las dificultades concretas que va superando Carranza.

En 1889 se pone en marcha la Comisión que tiene a su cargo la organización del Museo Histórico Nacional. Una placa en la entrada del Museo lo rememora.

Se encuentran figuras del pensamiento, la intelectualidad y la cultura del momento. Pero también de la primera línea de la política, como los ex presidentes Bartolomé Mitre y Julio Argentino Roca, quienes en plena crisis político-económica aceptan participar de la iniciativa.

Pero más allá del gesto, la realidad es que fue poca la ayuda concreta que Carranza recibió de este conjunto de personalidades.

La falta de respaldo gubernamental sistemático, se hace evidente en la anécdota histórica que la autora relata, en la cual Carlos Pellegrini en los últimos días de su azarosa Presidencia, recibe al Director del Museo, escuchando su pedido de apoyo. El estadista lo trata con dureza, argumentando que los graves problemas que afectaban al país -que habían obligado a imponer las políticas que a comienzos del siglo XXI llamamos de ajuste- impedían ocuparse del Museo.

Carranza se ve así obligado a trabajar más de una vez en soledad y librado sólo a sus fuerzas.

Pareciera entonces que el Museo Histórico Nacional es la consecuencia de un proceso, pero que el apoyo estatal es intermitente y la voluntad y el tesón de Carranza permanente.

Carman trabaja con un rigor histórico. Pero además del interés por el tema, evidencia su sensibilidad frente al mismo. Percibe y reconoce el significado profundo para la Argentina del objeto de su investigación.

No comete anacronismos. No critica los métodos expositivos de la época fundacional del Museo. Los explica. Es un libro preciso, consistente, fundamentado, pero que no sólo interesa a historiadores, sino también a aquellas personas que sin serlo, tienen interés o incluso pasión por el pasado argentino, entre quienes me incluyo.

Un criterio de modernización, más de una vez ha planteado la necesidad de trasladar el Museo a una sede más amplia, más luminosa, más funcional. Pero por azar o por destino -como decía Borges- afortunadamente ha seguido en e lugar, donde la tradición -no la historia- dice que se fundó Buenos Aires por primera vez.

En lo personal, es un libro que me llega mucho. Hace más de un siglo, mi abuelo con mi padre cuando iniciaba la primaria, caminaban por el Parque Lezama, se paraban frente a la escultura de Rómulo y Remo y luego entraban al Museo. A comienzos de los años sesenta del siglo pasado, yo repetía la rutina con mi padre y los cuadros de Cándido López sobre la Guerra del Paraguay eran mi mayor centro de interés. En los años ochenta, yo lo hacia con mi hijo.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Tomar decisiones sin compartir costos

LATINOAMÉRICA
América Latina al culminar marzo

INTERNACIONAL
El mundo entre Trump, Xi y Putin

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
Las reservas de las Fuerzas Armadas: una necesidad actual

OPINIÓN PÚBLICA
Una campaña de 20 meses

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores