Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow La crisis de Paraguay y la región

La crisis de Paraguay y la región PDF Imprimir E-Mail

Jun-27-12 - por Rosendo Fraga

La crisis político-institucional que vive Paraguay es consecuencia del desgaste de Lugo y sus dificultades en el parlamento, donde la oposición siempre tuvo una cuota de poder importante. Incluso la oposición en algunos momentos ya apoyó al Vicepresidente como una alternativa contra el Presidente. Previamente a la destitución, se han presentado otros 23 pedidos de juicio político. Una represión violenta que acabó con diecisiete muertos y más de setenta heridos ha sido en realidad un detonante. La vigencia de la democracia es un tema indiscutido en la región, pero los conflictos surgen cuando se producen las crisis -como ahora sucede en Paraguay- y el mecanismo de reemplazo institucional del Presidente, a través del juicio político, puede entrar en funcionamiento. Ya en los años noventa Paraguay sufrió una crisis institucional que bordeó el gobierno de facto y fue la intervención de la comunidad internacional, y en particular de los Presidentes del Mercosur lo que contribuyó a que el país se mantuviera en el cauce de la democracia. La realidad es que durante los cuatro años que gobernó el ex obispo Lugo, Paraguay tuvo un gran crecimiento económico, que incluso hace dos años alcanzó el 15% anual. Ahora la economía se ha frenado y ello concurre a explicar el aumento del descontento. La oposición a Lugo, encontró así el argumento o el pretexto para su destitución. La Iglesia, el empresariado rural, los partidos políticos y la justicia, son los apoyos del nuevo Presidente, mientras que Lugo tiene a su favor la presión regional, movimientos campesinos y los partidos de izquierda, que son débiles en Paraguay.

Lugo no es el primer Presidente latinoamericano que no termina el mandato en América Latina en las últimas décadas. La crisis que tuvo lugar en Perú a raíz del intento de Fujimori de tener un tercer mandato consecutivo también fue un ejemplo en el cual la intervención de la región jugó un rol importante para que el país se mantuviera en los cauces de la institucionalidad democrática. Hace una década dos presidentes en Bolivia (Sánchez de Losada y Quiroga), uno en Ecuador (Gutiérrez) y otro en Argentina (De la Rua) se vieron obligados a renunciar al perder el control de la calle por protestas sociales violentas, en lo que se denominó entonces golpes de la calle. En todos estos casos se aplicaron los mecanismos de sucesión institucional y la democracia se mantuvo vigente. Más cerca en el tiempo, se produjo en Honduras la destitución de un Presidente por los otros dos poderes del estado, la Suprema Corte y el Congreso. Un grupo de países de la región interpretó que la sucesión era un gobierno de facto y no reconoció al Presidente electo posteriormente, sino mucho más tarde. Otros, en cambio, interpretaron que se habían aplicados mecanismos de sucesión institucional y reconocieron al nuevo gobierno electo tras el interinato del Presidente del Congreso. En América del Sur, entre 1989 y 2003 once presidentes no terminaron el mandato por diversas causas, casi uno por año. Desde que el crecimiento económico llegó a América del Sur, de la mano de la mejora en el precio de las materias primas que exporta, no se dio un solo caso de un presidente que no terminar el mandato durante nueve años, hasta el de Lugo.

Hasta ahora, la situación en Paraguay no parece salirse de los cauces de la democracia. Lugo fue destituido en pocas horas por el Senado. Inicialmente aceptó la destitución y evitó llamar a sus partidarios a la resistencia. Pero después -quizás impulsado por el respaldo regional- cambió de actitud, convocó a sus partidarios y a su gabinete y entonces sí comenzó a desarrollarse una crisis institucional. La crisis que hoy vive Paraguay, parece diferenciarse de la que tuvo lugar en Honduras. En este caso las formas utilizadas -la detención del Presidente por un comando militar- jugaron un rol importante en la reacción regional en contra del gobierno de facto hondureño, algo que no se da en el caso de Paraguay. Lugo acató su destitución inicialmente, pero parece decidido a seguir siendo un actor político en la región y ahora ha reaccionado. La evolución del conflicto hoy puede ser imprevisible si Lugo, ahora con el respaldo regional, avanza en el desconocimiento al gobierno de Franco. En la Constitución paraguaya quien ha ejercido la Presidencia, aunque sea para completar un mandato, no puede ejercer el cargo nunca más en su vida. Esto implica que ni Lugo ni quien ocupa su cargo ahora pueden ser candidatos en la elección presidencial que tendrá lugar a comienzos del año próximo. Que falte poco tiempo para ello es algo que puede facilitar la resolución de la crisis. El ex canciller de Lugo ha dicho que la salida de la crisis puede ser la restitución del ex obispo o un adelanto de las elecciones.

La comunidad regional reacciona para defender a Lugo y la suspensión de la pertenencia al Mercosur de Paraguay es la medida más concreta adoptada en su defensa. Se trata de una suspensión y no de una expulsión y ello es prudente. El hecho de que el mismo Senado paraguayo que ha destituido a Lugo sea el que ha impedido la incorporación de Venezuela como miembro pleno del grupo regional, parece agregar un componente ideológico a esta crisis. La reacción más dura fue adoptada por Argentina, el primer país en retirar su embajador, seguido después de Venezuela y Ecuador. Seis países los siguieron después. Han retirado el Embajador en Asunción México y ocho países de UNASUR. Pero Brasil ha decidido moverse con cautela y rechazó, al igual que Chile y Uruguay, la propuesta de Argentina y los países del ALBA de aplicar sanciones económicas. La decisión en el Mercosur resultó fácil, porque Argentina, Brasil y Uruguay tenían inicialmente posiciones similares. Pero en Unasur es más compleja, porque lo integran por un lado países del ALBA (Venezuela, Ecuador y Bolivia) que ven en la destitución de Lugo un golpe institucional y por el otro lado países con gobiernos de centroderecha (Colombia y Chile) que tienen otra visión. Armonizar estas posiciones es el desafío que ahora enfrenta Brasil, el país líder de la región, en un momento que se hace evidente que el rol de los EEUU en la región no es el de antes. La reunión de urgencia de la OEA que tiene lugar esta semana y las cumbres del Mercosur y Unasur que se realizan en Mendoza (Argentina) el jueves y viernes, a las que Lugo decidió no asistir -que termina la Presidencia pro tempore del primero e iba a asumir la de Unasur- tendrán a la crisis de Paraguay como tema central. Ello sucede al mismo tiempo que China ha ofrecido al Mercosur comenzar a negociar una zona de libre comercio. Los actores regionales deben asumir que el nacionalismo es un valor muy fuerte en Paraguay y que una intervención poco prudente puede hacer que juegue a favor de Franco y esta es la razón por la que el ex obispo estará ausente en Mendoza.

En conclusión: la destitución de Lugo es consecuencia de su debilidad en el parlamento, su desgaste político y la muerte de 17 personas en una protesta rural es el desencadenante de ella; Lugo no es el primer presidente que no termina un mandato en América Latina, pero en América del Sur es el primero desde 2003 y la economía al frenarse ha jugado un rol en ello; hasta ahora la crisis no parece salirse de los cauces de la democracia, pero su evolución ahora que Lugo ha reaccionado es incierta, sin que pueda descartarse un adelantamiento de la elección presidencial y la región ha reaccionado con rapidez apoyándolo y suspendiendo al país como miembro del Mercosur (algo que resulta más complejo en Unasur).

Notas relacionadas:
Juicio político paraguayo y turbulencias regionales - por Carlos Malamud (Jun-26-12)

 
CALENDARIOS ELECTORALES

ARGENTINA 2015

AMÉRICA LATINA 2014-2015

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Panorama político, minero y social provincial (Julio 2014)

LATINOAMERICA
La coyuntura política latinoamericana

INTERNACIONAL
Rusia: el 1º país a nivel extra-regional con el que Argentina celebra más tratados

EVOLUCION SOCIOPOLITICA
Indicadores de conflictividad social durante 2013 y su evolución desde 1980

DEFENSA
El Ejército en su 204º aniversario

OPINION PUBLICA
Agosto 2014: Indicadores de opinión pública latinoamericana

HISTORIA
Las Campañas al Desierto de Roca y Rosas

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores