La desesperanza argentina
Rosendo Fraga
Tiempo estimado de lectura: 2 min 52 seg
May-22-02

Diez años atrás, en marzo de 1992, la Argentina se encontraba en su momento de mayor optimismo del medio siglo anterior. Tras décadas de inflación el país por primera vez había logrado la estabilidad económica y el crecimiento económico era el mayor de los años precedentes. El país parecía superar así décadas de inestabilidad, planteándose la posibilidad de un horizonte promisorio.

En cambio en 2002, la Argentina enfrenta el punto de mayor pesimismo. La recesión es la más larga de la historia y el desempleo es récord. A ello se agrega una crisis de credibilidad en la política sin precedentes. Nunca hubo tantos argentinos con ganas de irse del país por la falta de horizonte como sucede hoy. Desde esta perspectiva, el desaliento no tiene precedentes, pero se encuentra justificado por una crisis inédita en lo político, económico y social.

Los sondeos muestran que si hubiera una elección hoy, estaría polarizada entre Carrió por un lado y un candidato justicialista como Reutemann por el otro. La primera tiene más intención de voto que el segundo,


"A más de cuatro meses de haber iniciado su
gestión, no es fácil que la administración Duhalde
logre resolver la crisis económica y social"

pero si se suma la intención de voto de todas las figuras del PJ (Duhalde, De la Sota, etc.), el porcentaje supera a todas las figuras de la izquierda sumadas. Cuatro de cada cinco argentinos no creen en los políticos, pero la mitad tiene preferencias definidas para el caso de una elección.

Es que pese al escepticismo, al momento de tomar una decisión de voto, la gente opta aunque no tenga demasiado entusiasmo.

El escepticismo de los argentinos sólo cambiará con los hechos, ya no creen más en promesas. Solamente cuando el gobierno logre reencauzar la economía y el desempleo comience a bajar, los argentinos comenzarán a creer de nuevo.

Hasta el momento, el actual gobierno no ha logrado quebrar el escepticismo de los argentinos, porque no ha podido revertir la crisis económico-social que se sigue profundizando. A más de cuatro meses de haber iniciado su gestión, no es fácil que la administración Duhalde logre resolver la crisis económica y social.

El último sondeo realizado en la primera semana de mayo por el Centro de Estudios Nueva Mayoría confirma este marcado escepticismo. Sólo la Iglesia Católica, tiene más imagen positiva que negativa, con el 42% de opiniones favorables. Le siguen los medios de comunicación, con 27% de imagen positiva, pero 32% de negativa.

Las Fuerzas Armadas y la policía, tienen 17% de imagen positiva y el empresariado sólo 7%.

La crisis total de credibilidad se da en las instituciones políticas, ya que el Poder Judicial tiene 1% de imagen positiva y 90% de negativa, el Congreso 0% de positiva y 88% de negativa, los partidos políticos también 0% de imagen positiva y 90% de negativa y el sindicalismo lo mismo.

En la crisis más grave de la historia argentina, la credibilidad de la sociedad en la política es nula y el escepticismo total.

Sin una profunda renovación de la política, no será posible revertir la crisis ética, económica y social que hoy afecta a la República Argentina.


CO PYRIGHT 2000-2001 © Nueva Mayoria.com
Todos los derechos reservados