NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica

Presentación de Ruggierito Política y negocios sucios en la Avellaneda violenta de 1920 y 1930, de Adrián Pignatelli
 

Jul-05-05


Fue presentado el día 29 de junio en el Centro Cultural Barracas al Sur el libro Ruggierito Política y negocios sucios en la Avellaneda violenta de 1920 y 1930 del periodista Adrián Pignatelli.

En el acto que contó con una nutrida concurrencia hicieron uso de la palabra el doctor Rosendo Fraga y el autor.

El doctor Fraga comenzó diciendo que la obra era, sin lugar a dudas, lo más completo y documentado que se haya escrito sobre Ruggierito. Que abrirá una línea de investigación que generará un interés por un período y por personas que habían quedado relegadas.

Luego comentó que Ruggierito fue un personaje que se manejó en el límite entre la delincuencia y la acción social y recordó unos datos que había obtenido en el año ’94 que mostraban la vinculación que había tenido Gardel en sus comienzos, cuando estuvo preso en el penal de Usuhaia, con todo ese entorno que tenía la política conservadora de entonces.

Según Fraga el autor no ha tratado de justificar sino de explicar cómo funcionaba Avellaneda entre los años 20 y 30. Hoy podríamos compararla con una Matanza pero con una enorme capacidad industrial. No trata de realizar una reivindicación política de Ruggierito, lo que intenta es entender un tipo social que se dio en un determinado momento en el país y ponerlo en el contexto en el cual funcionaba.

Ruggierito fue un hombre se manejaba con la violencia y la delincuencia pero que por otro lado tenía gestos casi quijotescos que le ganaban grandes simpatías. En aquella época las clases medias eran radicales y socialistas mientras los sectores más populares eran más bien conservadores en cuanto a cómo funcionaba la interacción entre lo social y lo político.

Fraga señaló que el autor había trabajado con el rigor del historiador, investigando, yendo a las fuentes y recogiendo una serie de datos dispersos. Pero agregó que al ser además periodista es un hombre que tiene una pluma ágil que comunica y que hace su obra atractiva e interesante. Pignatelli es así la combinación del historiador y el periodista.

Acto seguido el autor agradeció al doctor Fraga sus palabras y comentó que Ruggerito era una figura muy controvertida y que no había querido hacer una exhaustiva historia de la vida del personaje sino que partiendo del él tratar de comprender una época muy especial de Avellaneda signada por el reinado de Barceló quien fuera intendente desde 1909 hasta 1940.

A través de la lectura de diarios, revista y libros Pignatelli cuenta que se encontró con varios Ruggieritos de los cuales no descartó ninguno y todos fueron volcados en su obra. Aparecen así su compañera, Elisa Vecino, su rival, el gallego Julio, el suicidio de su hermano, los diferentes atentados que sufrió y su muerte cuando es asesinado de un tiro por la espalda a la edad de 38 años.

El autor terminó relatando el episodio ocurrido cuando el cortejo fúnebre de Ruggierito fue "interceptado y obligado a detener su lenta marcha por una comisión policial al mando del mismo Habiague (comisario de Avellaneda) quien, sin demasiadas explicaciones, abrió la puerta de la carroza fúnebre y de un manotón retiró la bandera argentina que cubría su féretro".

Por último Pignatelli agradeció la presencia de todos los asistentes y dijo que esperaba que disfrutaran del libro y disculparan las imperfecciones que pudiera tener, que había sido realizado con todo cariño y humildad.

Décadas atrás, la moda era estudiar la historia como proceso, desdeñándose la perspectiva de los protagonistas.
Más cerca en el tiempo, se evolucionó hacia la biografía, como forma de conocer y comprender mejor el pasado, asumiendo que es a través de figuras centrales o tipo, como mejor se conoce el pasado. Fue así común hablar de una personalidad "y su tiempo".
En los últimos años, la perspectiva de la vida cotidiana, ha sido considerada esencial para la reconstrucción del pasado, dado que los grandes hombres y sus circunstancias no siempre han reflejado a las personas comunes.
Muchas veces pequeños personajes, o figuras menores, son las que hacen posible conocer la realidad histórica concreta, que muchas veces ocultan los grandes procesos descriptos mecánicamente o las vidas de los grandes hombres.
Es en este contexto, que este libro de Adrián Pignatelli, resulta por demás interesante, para conocer un período de la vida Argentina centrado en los años treinta del siglo XX, período en el cual tuvieron lugar grandes transformaciones políticas, económicas y sociales, debajo del intento de restauración conservadora que dominaba el escenario nacional.
Ruggierito, ha quedado en la historia como un pistolero que respondía al caudillo conservador de Avellaneda, -que en esos años vendría a ser una suerte de La Matanza de comienzos del siglo XXI-, Don Alberto Barceló. Se movía entre el hampa y el submundo de la política.
Su figura motivó una novela de Beatriz Guido que después Torre Nilsson llevó a la pantalla, con un joven Lautaro Murúa en el papel de Ruggierito.
Este libro de Adrián Pignatelli, constituye la mayor investigación histórica realizada hasta hoy sobre este personaje, cuyo tipo social resulta clave para comprender como funcionaba la política y sus redes clientelísticas en los años treinta.
El aura romántica que se ha dado a los pistoleros anarquistas que actuaban en la época, ha descalificado a quienes actuaban con similares métodos dentro de las estructuras políticas de la época.
La realidad es que la gente armada era común tanto en los comités conservadores como radicales, siendo la excepción sólo los socialistas, aunque cabe recordar al respecto que Alfredo Palacios fue expulsado del partido por batirse a duelo.
Para los anarquistas, la violencia era una forma de acción política legitimada por su ideología y desde este sector también se recurría a la violencia.
Con rigor histórico, el autor recrea la personalidad, las circunstancias y el sino finalmente trágico de este personaje, muy presente en las conversaciones de los comités, pero generalmente ausente en los medios de comunicación de la época.
Es que se trataba de esa parte de la política que se ocultaba, que se necesitaba pero no se quería mostrar. Era una suerte de "mal necesario" para el funcionamiento de la política.
Figuras como Ruggierito, eran muy queridas porque ayudaban a los demás. Se trataba de pobres que defendían a los pobres ya que a través de este tipo de relaciones se desarrollaba la estructura política clientelista y no sólo en los partidos conservadores, como era el caso de este personaje.
Pignatelli, no es un improvisado en el campo de la investigación histórica. Graduado como Periodista en la Universidad de La Plata, ha tenido una reconocida trayectoria en el campo periodístico, en medios como radio Mitre y Radio Diez. Su trabajo de investigación sobre la revista Caras y Caretas, obtuvo un premio en un concurso organizado por la Asociación Argentina de Editores de Revistas.
Durante años, investigó sobre la figura de su biografiado y ha logrado pintarnos un cuadro por demás interesante sobre el hombre y sus circunstancias.
El lector encontrará en este libro una obra agradable de leer, ya que el autor vuelca en ella su doble condición de historiador y periodista.
Por estas razones, este libro de Adrián Pignatelli no sólo es una obra importante en el campo de la divulgación histórica, sino que realiza para la historiografía un aporte fundamental para conocer ese período tan complejo y contradictorio, que fueron los años treinta en la Argentina.
                                                                                                                                                             Rosendo Fraga
                                                                                                           Director del Centro de Estudios Nueva Mayoría

 

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back