NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica
Rosendo Fraga

Buenos Aires, vida cotidiana y alienación seguido de Buenos Aires, ciudad en crisis
 

Dic-01-03 - por Rosendo Fraga

Argentina 2003, Ed. Sudamericana, 320 p.
El clásico libro de los sesenta, uno de los mayores aportes a la sociología argentina, revisado con mirada atenta por Juan José Sebreli y potenciado por otro ensayo, que analiza las circunstancias sociales e históricas cuarenta años después. La mirada del autor comentada por Rosendo Fraga.

Cuatro décadas median entre estos dos ensayos de Juan José Sebreli sobre la vida cotidiana en Buenos Aires.

Ha sido un período de grandes cambios. Desde esta perspectiva, la publicación conjunta de ambos escritos resulta por demás interesante.

El abordaje metodológico es el mismo, pese a los años transcurridos y los cambios que el mismo autor reconoce, han tenido lugar en sí mismo. La visión sociológica los une.

En el primero, la visión desde el presente es la de "sociología histórica" -género en el cual Sebreli más se reconoce en la introducción- y en el segundo la cronología nos llevará hacia una sociológica descriptiva o empírica. Pero la historia igualmente está presente porque las descripciones e interpretaciones sobre la ciudad de hoy, se referencian implícita y explícitamente al pasado.

Es que en la concepción del autor, él sigue adscrito "a una concepción de la historia como proceso con sentido inmanente".

Pero la sociología histórica en este caso tiene un objeto preciso. No se trata de los procesos, los liderazgos, los sistemas o las estructuras, sino de la vida cotidiana que nos permite interpretar y comprender a la sociedad desde sí misma.

La reedición del primer ensayo nos remite a lo que hoy muchos consideran los "dorados años sesenta" de Buenos Aires, con su universidad abierta y pluralista, su movimiento intelectual de vanguardia, Eudeba en el campo editorial y Primera Plana en el periodismo.

La mirada crítica de entonces, en la cual la óptica de los trabajadores incidía -como categoría de análisis derivada del marxismo como lo reconoce Sebreli- es aguda y precisa.

Pero esta visión del pasado no lleva al autor a caer en la nostalgia o dejarse llevar por el lugar común de que "todo tiempo pasado fue mejor".

Por esta razón, en el segundo ensayo donde actualiza el hoy, analiza con objetividad los cambios que se han producido, con su sentido positivo y negativo.

La argentina de los años sesenta tenía una pirámide social que era similar a la de Europa: 10% clase alta y media alta, 60% media y 30% baja. La de hoy está en el promedio de América Latina. La clase alta y media alta sigue siendo el 10%, la media ha descendido a sólo el 20% en términos socio-económicos -aunque en lo educativo y cultural el descenso es mucho más lento- la baja es el 50% y ha surgido la nueva clase marginal que hoy es el 20%.

Se trata de un cambio dramático que la ciudad de Buenos Aires ha sentido en múltiples formas -a fines de 2003 el propio Gobierno de la Ciudad reconoció que había desnutrición- y que Sebreli advierte.

Pero ello no le impide valorar los cambios positivos en materia de tolerancia, pluralismo y diversidad que hoy muestra la sociedad porteña.

Desde esta perspectiva, el autor tiene una visión similar a la del epílogo de su último libro Historia de las Ideas Políticas Argentinas, en el cual rescata el aporte de las dos décadas de democracia pese a los fracasos registrados en lo económico y social.

Pero este lúcido ensayo sobre la vida de Buenos Aires nos plantea en el final una cuestión central que comienza a debatirse en la ciencia política europea: la sustitución del "Estado nación" por el de "ciudad Estado".

Es que la reciente ola de globalización -que respecto a la del pasado ha cambiado en su velocidad por el desarrollo tecnológico- que ha debilitado el concepto de soberanía tradicional del "Estado nación" está transfiriendo un poder creciente a las "ciudades Estado" lo que no era imaginable cuarenta años atrás.

Hay quienes hoy ven el futuro de Europa, más como una suerte de federación de "ciudades Estado" que como una confederación de "naciones Estado".

Desde esta perspectiva, el estudio de la vida cotidiana de Buenos Aires que realiza Sebreli no sólo es un aporte importante desde su visión de sociología histórica no sometida a los requisitos de la ciencia pura, sino que también comienza a incursionar en una cuestión central de la ciencia política del futuro, que otorga a la entidad de las ciudades una proyección política diferente a la que tenían en el pasado.

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back